Ushuaia, la ciudad más austral de la Tierra, está llena de signos proclamandola “El fin del mundo” El lema adorna hoteles, restaurantes y tiendas, un periódico local, la línea de ferrocarril e incluso un club de tango. Este eslogan, lejos de ser una advertencia, es motivo de orgullo.  La capital de la Tierra del Fuego argentino es la ciudad más cercana a la Antártida. A pesar de que la ciudad sufre inviernos amargos y fue una vez hogar de una colonia penal brutal apodada la “Siberia del Sur”, Ushuaia es ahora una ciudad turística, pintoresca y con encanto, que no deja a nadie indiferente. Pero si realmente quieres llegar al fin del mundo y experimentar la lejanía inhóspita de Tierra del Fuego, tienes que viajar 60 kilómetros al este, al rancho más viejo de la región:  Estancia Haberton

VOYHOY BANNER
 

Estancia Haberton: el último confín de la Tierra

Situada en una península que sobresale en el Canal Beagle, allí donde el viento modela los árboles, la Estancia Harberton fue fundada en 1886 por el misionero británico Thomas Bridges. Harberton abarca más de 200 kilómetros cuadrados de montañas, lagos, bosques e islas. Hoy en día la granja conserva la apariencia de lo que fe en la década de 1880 un grupo ordenado de construcciones de techos rojos  enclavados en una bahía al cobijo de las montañas . Bridges se convirtió en ciudadano argentino, y él y Estancia Harberton desempeñaron un papel importante en la historia de Tierra del Fuego, proporcionando sustento a los marineros naufragados en el Cabo de Hornos, apoyo a científicos, exploradores y colonos y santuario para los pueblos indígenas. Todavía propiedad de los descendientes del misionero, el rancho ofrece a los viajeros una visión sorprendente de la vida en el fin del mundo.

Árbol bandera

Harberton fue un rancho de ovejas hasta mediados de los años noventa, cuando la caída de los precios de la lana, la caza furtiva, los ataques de perros salvajes y un invierno particularmente duro que aniquiló el 80% del ganado provocó el movimiento hacia el turismo. La estancia fue nombrada Monumento Histórico Nacional en 1999, y

todavía hoy se pueden ver los restos de su pasado agrícola.

Qué hacer

Se puede contratar un visita guiada que incluye excelentes vistas de la bahía, montañas e islas del sudeste del canal, una caminata por “El Parque”- la reserva natural más antigua de Tierra del Fuego, cercada en 1890- para conocer las cinco especies de árboles nativos, especies de flora local, una réplica de chozas nativas y la historia de la familia. Se visitan también los antiguos edificios de la estancia: el galpón de esquila, carpintería y la casa de botes, transitando paso a paso la historia de la familia, para finalizar en el jardín, con sus terrazas de 1894. La visita finaliza en la Casa de Té Mánacatush, parte de la antigua casa, donde es posible encontrar información sobre los distintos grupos nativos y la historia de las familias Bridges y Lawrence.

Aunque Harberton es rica en historia, la mayoría de los viajeros de hoy vienen a ver a sus pingüinos. Isla Martillo, una de las pequeñas islas que pertenen a la estancia, fue originalmente utilizada para el pastoreo, pero cuando las ovejas se alejaron, empezaron a llegar pingüinos magallánicos. Su colonia creció constantemente, y ahora hay más de 3.000 parejas reproductoras, así como un menor número de pingüinos gentoo y rey.

El Museo Acatushún de la estancia merece una visita, se trata de un museo y laboratorio dedicado al estudio de la vida silvestre de la región. La sección más interesante del museo es la casa de huesos, que tiene esqueletos de las criaturas más raras de América del Sur, incluyendo el delfín de Peale y la ballena de pico de Andrews.

Si quieres conocer n poco más de está remota parte de la Tierra te recomendamos el libro que Lucas E. Bridges, hijo de Thomas, escribió sobre sus experiencias en el clásico de 1948″ El último confín de la Tierra” que es a la vez una historia de aventura y una conmovedora documentación de culturas al borde de la destrucción.

 

Si tienes dudas, quieres compartir tus experiencias, pedir consejo y conocer [email protected] únete a nuestra Comunidad. Nunca pares de explorar