¿Quién dijo que el invierno es para quedarse en casa? Si tienes poco presupuesto pero muchas ganas de salir y disfrutar las vacaciones de invierno, quedate atento a la selección de propuestas low cost que te traemos . Lejos de las famosas estaciones de Esquí y lugares emblemáticos, existen rincones menos conocidos que harán las delicias de los que buscan tranquilidad y precios asequibles.

1. Valparaiso

Aunque no es precisamente una desconocida, la ciudad de los cerros coloridos ofrece siempre panoramas interesantes a un bajo costo. Conocida como la joya del Pacífico y declarada Patrimonio de la Humanidad por la UNESCO, famosa por su arte callejero, su agitada vida nocturna, su bohemia y belleza es un plan perfecto para un fin de semana. Podrás caminar hasta que te duelan los pies sin cansarte de mirar los cambiantes colores y dibujos, y no te costará ni un peso. En temporada de invierno los precios bajan y las calles se vacian. Prepara tu cámara para no perderte ningún detalle.Más información aquí.

 

2. Parque Lauca, Región De Arica y Parinacota

Es la alternativa perfecta a San Pedro de Atacama, es la parte menos explorada del altiplano chileno. El Parque Lauca es literalmente un oasis de vida en medio del desierto, formado por lagos, ríos, humedales y volcanes y hasta un poblado en su interior donde se puede pasar la noche y comer. El lago Chungará, las lagunas Cotacotani, los bofedales, las Termas de las Cuevas y los volcanes gemelos Payachata son los puntos imperdibles, pero además te esperan 130 diferentes especies de aves, vicuñas, vizcachas y cóndores.  La entrada es liberada y puede se acampar en las inmediaciones del lago Chungará.

El clima es típico altiplánico, con grandes variaciones de temperaturas entre la noche y el día, siempre se debe llevar ropa de abrigo, bloqueador solar y mucha agua. Con una altitud superior a los 4.000 msnm la aclimatación es otro factor importante. Pasar unos días en pueblo de Putre puede ser una buena opción.

3. Chañaral de Aceituno

Al sur de la Región de Atacama el mar y el desierto convergen en un lugar hermoso. En la Reserva Nacional Pingüinos de Humboldt, Punta de Choros es el que se lleva todas las menciones y a los turistas, sin embargo 20 kilómetros más al norte se encuentra esta pequeña localidad mucho más tranquila y local dónde se puede disfrutar del carisma de los residentes y visitar la Reserva ($3.000 CLP). Entre noviembre y abril es la época ideal para ver los 6 tipos de ballenas que frecuentan estas aguas, aunque es posible verlas todo el año haciendo que el invierno sea una temporada con menos afluencia de turistas y mucho más asequible, hay varias agencias que realizan los tour, pero nuestro consejo es que te acerques a los pescadores y les preguntes directamente o esperes para armar un grupo grande para que el precio baje. Los pingüinos, delfines y  lobos de mar también se encuentran entre su fauna. Cuenta con zona de camping.

4. Villa Cerro Castillo

Si bien la vista al Parque Cerro Castillo no es la mejor opción en invierno por sus tramos dificultosos, existen opciones para realizar en invierno y asombrarse con la belleza singular de las cumbres nevadas bosques y lagos, o simplemente, relajarte en un pueblito lleno de encanto.

Trekking de un día por sendero del  Estero Parada (Reserva Nacional Cerro Castillo) hasta el campamento Neozelandés: este recorrido de unas 4 o 5 horas puede hacerse todo el año dependiendo del clima, claro, solo necesitas un buen equipamiento y calzado adecuado.

Villa Cerro Castillo a Puerto Ibañez: este recorrido es parte del Sendero de Chile, tiene una duración de unas 4 horas, dependiendo de tu paso. Podrás maravillarte con las vistas al Cerro Castillo, diversos lagos y el valle del Río Ibáñez. Pudiendo además ver vestigios de pueblos aborígenes, y todo gratis.

5. Coñaripe, Termas el Rincón

En la Región de los Ríos, bordeando el lago Calafquén aparece Coñaripe, un pequeño pueblo desde donde se puede acceder a diferentes termas en la ladera sur del volcán Villarica. Las Termas Geométricas son las más conocidas con un valor de $25.000 CLP pero continuando por el mismo camino 4 kms más arriba aparecen las Termas El Rincón ($15.000 CLP). Un lugar  en medio de la naturaleza, rústico y apacible con una caída de agua de fondo. Se trata de varias tinajas de manera dispersas con caños de agua termal que las llenan hasta rebalsar, otra opción es seguir un pequeño sendero   llegando a pozones naturales con fondos de arena con vista a la cascada.El contraste entre la brisa humeda del agua helada de la cascada y las aguas termales es imperdible. La temporada de invierno es perfecta para visitarlas por ser menos concurrida y con un paisaje increíble.

6. El Bosque Encantado

El Parque Nacional Queulat, al sur de Puyuhuapi tiene como atractivo estrella el  ventisquero colgante. Una masa banca de hielo y nieve que colgante entre dos montañas, sus cascadas terminan en el lago Témpanos, formando un paisaje un de cuento. Todo el mundo conoce el ventisquero, pero existe una  parte menos explorada del Parque Queulat que además es gratis. Continuando por la Carretera Austral aparece el  sendero del “Bosque Encantado” este atraviesa un bosque tupido, lleno de musgos y helechos, cruzado por riachuelos y caídas de agua.

El sendero es de baja dificultad, plano en su mayoría con un tramo de subida por lo que es ideal para hacer en familia o solo y durante todo el año. al término del sendero te puedes encontrar con una laguna escondida de color turquesa con hielos flotando  y además el ventisquero colgante. La distancia es de 3 km.

 

¿Quieres compartir tus trucos y consejos? ¿Tienes preguntas? Escríbenos para hacer preguntas, Obtén respuestas, conoce gente y comparte tus consejos!