Las personas motivadas pueden lograr cualquier cosa que se pongan en su mente. Pero ¿cómo estar motivado, sobre todo para viajar, cuando estás ocupado trabajando y viviendo la vida mientras tu familia y amigos menosprecien tus ideas, mientras estás abrumado planificando tu viaje, o tal vez estás simplemente cansando de estar en la carretera?

La motivación no es una fuente ilimitada sino que tiene que mantenerse cargada como una batería. Mientras que la idea de viaje sea siempre inspiradora,  tendrás el viaje en tu cabeza, pero de repente, tus ojos dejan de estar en el objetivo.

Es importante encontrar maneras de mantenerse motivado, y hoy queremos compartir unos consejos:

1.- Rinde cuentas a ti mismo, Es lo mejor que puedes hacer para mantener la concentración en tus objetivos. Ser responsable ante otros ayudará a asegurarte de que no dejes nada a medias. Esto te ayudará a mantenerte enfocado en tus objetivos, y la presión social para mantenerse en el camino, te proporcionará alguna motivación extra para seguir. Ya sea apostando dinero, con alguien con quien confíes, o que alguien te ayude a planear, a ser responsable, esto te obligará a concentrarte, incluso en esos días que no te guste!

Responsabilidad garantiza acción y te puede obligar a seguir cuando la falta de energía te obstaculice.

2.- Investiga lugares donde te gustaria ir,  Sigue leyendo sobre los lugares que deseas visitar y te aseguramos que conseguirás llegar allí. Puede sonar loco, pero manteniendo siempre el viaje en tu mente, estarás siempre emocionado acerca de tus futuros viajes. Constantemente investiga destinos en línea, leer noticias del extranjero y generalmente tratar de conocer el mundo de mejor forma. Cuanto más aprendas sobre diversos lugares, mas estarás pensando en viajar “¡ hay tantos lugares para ver y no hay tiempo que perder !”

Pensando en hacer algo todo el tiempo hará que suceda.

3.- Dedícale tiempo,  Ciertas cosas siempre tienden a aparecer, ¿no? Seguro que planeas visitar un lugar en un mes específico y luego de repente, ese mes se te aparece muy rápido y estas con otras cosas en tu mente. Tal vez hoy decidas el día que vas viajar pero luego olvidas que tienes trabajo que hacer. ¿Nuestra solución? Escoge un día y hora que normalmente no estés ocupado (es decir, cuando estás en Facebook) y dedica ese tiempo a la planificación de tu viaje.

Que sea una parte constante de tu programación y desarrolla un hábito para que no lo sientas como una tarea que “debes”  hacer; se convierte en algo que haces automáticamente.

4.- Lee blogs de viajes,  La lectura sobre las aventuras de otros viajeros te puede demostrar que viajar es más fácil de lo que pensabas, ofrecen asesoramiento y consejos sobre el arte de viajar, y enseñan lugares que nunca has oído hablar. Un día deberás salir y crear tus propias historias de viajes.

Leer otros blogs de viajeros también ayudará a sintonizar a los pesimistas que no creen en los viajes a largo plazo, porque verán a todas estas personas alentando a que realmente es lejos la mejor experiencia de tu vida.

Involucrate con contenido de viajes, porque viene de un ambiente que fomenta un mejor ambiente para ti!

5.- Lee libros,  Leer el viaje de otra persona en un blog es un gran comienzo, pero leer libros de viajes son aún mejor porque descubres profundamente tu destino y te muestra la historia de una manera que en el relato de un viaje corto no.  Y en esa misma línea, asegúrate de leer libros acerca de dónde vas en futuros viajes para que puedas obtener una comprensión más profunda del lugar. No podrás entender una situación del presente si no comprendes su pasado.

6.- Aprende un nuevo idioma, Unirse a una clase y estudiar un nuevo idioma puede ser útil para utilizarlo en el camino. Una vez que hayas comenzado a aprender el idioma, odiarás esta nueva habilidad. Ya que la única manera de utilizarla es viajar a donde se habla!

7.- Toma un descanso,  si has estado en la carretera mochileando durante un tiempo, probablemente estés cansando. Los viajes no siempre son arco-iris y unicornios, y se gasta mucho tiempo en el camino y esto puede conducir a un “Nunca más mochileo”. Va a depender de tu motivación y podrías incluso pensar en casa durante el camino. Pero llegando a casa, evita decir: “en qué estaba pensando!” Creemos, antes que pase eso, mejor toma un descanso antes del viaje para ir completamente recuperado. En lugar de moverte a tu próximo destino, quédate donde estés por el tiempo que lo necesites. Ve la televisión, haz voluntariado, inicia un blog o siéntate junto a la playa todos los días, en fin, cualquier cosa que te relaje.

Pero el día es sólo hoy, usa estos consejos para ayudar a mantenerte motivado para tu próximo viaje.

Porque un día, faltará mañana.

¿Quieres compartir tus datos y consejos? ¿Tienes alguna pregunta? ¡Escríbenos para hacer preguntas, conseguir respuestas y compartir tus viajes!